CARTA DE LIBERACIÓN DEL CLAN FAMILIAR

Con esta carta liberas y te liberarás, de todo aquello que puedas estar heredando de tu familia y personas que te rodean y que no te corresponde como enfermedades, culpas, rencores, frialdad, indiferencia, violaciones, mala suerte en el amor, falta de cariño, dureza, secretos, tragedias, engaños, infidelidades, traiciones, robos, mentiras, etc. Vas a liberarte de todo aquello, que está provocándote enfermedades o problemas el día de hoy. Esta carta la redactarás de puño y letra.

Modelo de la Carta

Yo… (escribe tu nombre y apellidos) en este acto de mi puño y letra, redacto hoy esta carta como regalo a la familia a la cual pertenezco. Con la ayuda, el amor y la presencia de Dios y del Espíritu Santo, yo bendigo a mi familia y los perdono. Yo libero a mi familia y me libero de ella.

Me libero y libero a mis bisabuelos, a mis abuelos, a mis padres, a mis tíos, a mis primos, a mis hermanos, a mis hijos (aunque no los tengas), a los amigos o enemigos de la familia, a toda persona a mi alrededor y a toda persona que en algún momento haya estado conmigo, de todos los programas inconscientes que me han heredado. Los libero y me libero, de cualquier ofensa que otra familia haya recibido de la mía, y pido perdón a todos, en nombre de aquel que haya ofendido por parte de mi familia.

 

Hoy me libero y libero a toda mi familia y conocidos, de memorias de pérdida económica, conflictos por herencias, derroches, asesinatos, muertes repentinas o violentas, suicidios, enfermedades mentales, enfermedades físicas, accidentes, violaciones, tocamientos, adulterios, hijos no deseados, hijos no nacidos, hijos no reconocidos, hijos abandonados, incestos, abandonos, crueldades, golpes, violencia física, violencia emocional, infidelidades, engaños, traiciones, mala suerte en el amor, maldiciones, desarraigos, desamor, trabajos forzados, esclavitud, guerras, secretos no revelados, memorias de dolor, tristeza y llanto, y de todo aquello que sea una vergüenza o una limitación.

Hoy me libero y libero a toda mi familia y conocidos, de todo aquello que haya afectado a los miembros de mi familia y a otras familias, para que estas memorias, ya no se sigan heredando a través mío, para que ya no se sigan perpetuando en mi persona ni en generaciones venideras.

Por ejemplo: Hoy Libero y me libero de mi padre (Nombre), de sus maltratos y su alcoholismo. Hoy libero y me libero de mi madre (Nombre), su carácter sumiso y su diabetes, etc. Hoy corto todo lazo con esa memorias y me libero de todas las cargas que no me corresponden. Para mi bien y el de todos los involucrados. Hoy agradezco a Dios, al Espíritu Santo y al Universo. Hoy sé que soy libre y quedo libre. Hecho está.

Gracias, Gracias, Gracias!

Cuando hayas finalizado tu carta, la lees en voz alta, la quemas y te deshaces de las cenizas. Así de sencillo y con conciencia, te liberas de todo aquello que tu inconsciente viene cargando y peor aún, heredando. Una vez realizada la ceremonia de lectura y quema de la carta, deberás esperar 30 días (Cuarentena), para que tu mente vaya asentando lo vivido, lo sentido, lo soltado. Serán 30 días de cambios de ánimo intensos.

Algunos días, podrás tener mucho sueño, o no tener nada de sueño, estar alegre, triste, eufórico, emocionado, deprimido, etc. Todo esto es normal. Para el día 30, te sentirás increíblemente ligero, con los pensamientos más claros, con más paz interior, con la certeza de todo lo que has soltado y con la seguridad para tomar nuevos rumbos y decisiones en tu vida. Para comenzar por fin, tu nueva vida.

Importante

El período de cuarentena varía de persona a persona, por lo que puede ser que los cambios se noten a los 15 días para algunas personas, y para otras, 30. O bien, en algunas otras, demore hasta 60 o 90 días. Esta carta se puede hacer todas las veces que sea necesario, por las mismas personas, pero No por los mismos motivos. Es decir, si ya hice una carta de duelo por mi padre alcohólico, ya la quemé, ya hice mi cuarentena y dentro de 6 meses, recuerdo que una noche atropelló a una señora, hago nuevamente una carta, pero sólo por este atropellamiento, ya no menciono el alcoholismo, porque de eso ya se hizo duelo.

Y esta carta sirve para eventos futuros también, porque nos faltan muchas cosas por vivir. Por lo tanto, si en 10 años, tenemos nuevos problemas cargando, con familiares, amigos, compañeros de trabajo, jefes, etc. Podemos volver a hacerla para no heredar a nuestros hijos nuestros futuros errores o fallas.

Leer más

Lo que hay en el interior crea la realidad que vivimos en el exterior

Lo que hay en el interior crea lo que hay en el exterior. Cada persona contempla la vida a través de sus propios filtros y su creencias.

 

Es como si cada uno de nosotros tuviéramos unas gafas con las que contemplamos la vida. Esas gafas tienen filtros de colores y cristales que aumentan o disminuyen la importancia de las cosas. Esas gafas nos guían a enfocarnos en unas cosas o en otras.

Nuestras creencias limitan la realidad que percibimos y nos guían a enfocarnos en las cosas que concuerdan con esas creencias.

Pongamos el ejemplo de una persona que sufre daltonismo, es decir, que tiene cierta incapacidad para distinguir uno o varios colores. Esa persona puede percibir muchas cosas pero tiene una limitación. Esa limitación le impide apreciar otras muchas cosas en función del color o colores a los que afecte su condición de daltónico.

 

En la vida nos ocurre eso a todos. No necesariamente en el sentido de que no podamos distinguir algunos colores, sino en el sentido de que dependiendo de nuestras creencias y nuestros filtros personales, hay cosas que no vemos y que pasan desapercibidas en nuestra vida.

 

 

Creencias y limitaciones

Cada creencia que tenemos nos limita la forma de ver el mundo. Hay creencias muy limitantes y otras que lo son menos, pero todas y cada una de ellas nos condicionan a la hora de ver y experimentar la vida.

 

Cualquier persona que tenga mucha rabia en su interior, solo podrá percibir la vida tras el filtro de esa rabia. Quien acumule mucho odio en su interior, solo podrá experimentar una realidad en la que el odio esté presente en prácticamente todos los aspectos de su vida. Por ese motivo es tan importante tomar conciencia de las emociones que reprimimos y vamos acumulando a lo largo de la vida. Esas emociones tienen el poder afectarnos a la hora de ver y experimentar las cosas.

 

Con las emociones o creencias positivas ocurre lo mismo. Aquellas personas que tiene amor en su corazón suelen ver el lado bueno de la vida. Tienen la capacidad de ver lo mejor de cada persona con la que se relacionan. Y eso les permite tener una experiencia de la vida más agradable y feliz.

 

Es importante mirar dentro de nuestro corazón y ver qué emociones hemos ido acumulando en su interior. Solo así podremos sacarlas a la luz y darles conciencia. Así impediremos que sigan marcando todas y cada una de nuestras experiencias.

 

Tenemos que perdonarnos a nosotros mismos y a cualquier persona involucrada en la creación de esas emociones negativas. De lo contrario nuestra vida solo será un reflejo de toda esa desarmonía.

El perdón hacia uno mismo y hacia los demás es una de las mejores herramientas que existe para sanar nuestra vida.

Puede parecer que al perdonar a otro estamos cediendo, dándole la razón o aprobando sus actos, pero en realidad solo estamos aligerando nuestra propia carga emocional.

 

Al perdonar a otros liberamos la emoción que nosotros estábamos experimentando. No importa si el otro tenía o no razón. No importa si lo que el otro hizo estaba bien o mal. Lo único que tenemos que ver es que si no perdonamos, la carga la llevamos nosotros no el otro.

Perdonar es un acto de sanación personal.

Si yo odio a alguien, mi odio seguro que de una forma u otra le llega a la persona que odio, especialmente si tenemos en cuenta que a un nivel sutil y espiritual estamos todos conectados, pero lo que está claro es que la primera persona que experimenta ese odio soy yo. Porque ese odio está en mí. Por eso hay que empezar a perdonar y amar sin demora.

 

Desde el interior creamos lo exterior. Lo que hay en el interior de cada persona le da forma a la experiencia externa que esa persona experimenta. Lo interno altera la percepción de lo que hay en el exterior y hace que veamos y vivamos las cosas de una manera determinada. Así que si quieres cambiar tu vida, no te ocupes de lo que ves fuera. Ocúpate de lo que hay en tu interior. Ahí es donde están todas las creencias que te hacen ver y experimentar la vida como lo haces.

 

 

Leer más